Como un regreso a los megabonos fue considerado el desembolso que hizo Antofagasta Minerals, brazo minero del grupo Luksic, para evitar la huelga en Minera Los Pelambres, manteniendo de paso su récord de cero paralizaciones en sus faenas.

La situación se dio en un escenario de un ejercicio lleno de negociaciones colectivas, con más de 30 tratativas. Sin embargo, el CEO de la compañía Iván Arriagada, explicó que lo visto en Pelambres, no es comparable con las otras faenas mineras del país, descartando que exista una presión para las demás empresas para entregar estos montos.

“Lo importante de las negociaciones colectivas es que ocurren en cada una de las compañías, por lo que son particulares y específicas de cada operación. Uno en minería no puede extrapolar las condiciones de cierre entre una faena y otra”, explicó Arriagada.

Asimismo, el líder del grupo Amsa explicó que las condiciones competitivas de la faena también influyeron en el pago del bono de más de $18 millones a los 477 miembros del sindicato de operadores.

“Pelambres es una de las faenas más productivas de Chile y está dentro de los principales yacimientos del mundo gracias a su productividad y condiciones geológicas, por lo tanto las condiciones obedecen a esa realidad, que no es extrapolable a otros yacimientos o realidades económicas que puedan existir y que están en proceso de negociación colectiva”, sostuvo.

Asimismo, tuvo palabras para la iniciativa que busca impulsar el gobierno, a través de la creación de la oficina de grandes proyectos, que busca acompañar y facilitar el proceso de permisos que rodea a un proyecto minero.

El presidente ejecutivo de Amsa explicó que “es importante asegurar que se mantengan los estándares más altos en materias de cumplimiento medioambiental, pero que la forma en que esto se revisa sea expedito en el sentido que se haga en tiempos razonables que permiten que las inversiones se materialicen. El objetivo es que los proyectos buenos se aprueben expeditamente”, deslizó.

Avances en innovación

En el marco de la nueva versión de la feria Expomin que se realizará a fines de mes y en su cargo de chairman del congreso 2018, Iván Arriagada dio a conocer los lineamientos del grupo minero en este frente y destacó los avances con los que ha aportado la industria minera como el desarrollo de la energías renovables no convencionales o la incorporación del agua de mar en los procesos productivos.

“La minería ha sido un vehículo para canalizar innovación en otros sectores económicos, lo que tiende a no ser reconocido”, reclamó, y agregó que el foco de Amsa los próximos años estará en “buscar procesos productivos menos intensivos en capital por tonelada tratada”.

Para esto, una de las iniciativas de la empresa tiene que ver con el desarrollo de nuevos métodos de tratamiento del mineral extraído, por ejemplo, están buscando impulsar la lixiviación de recursos primarios que hoy son procesados en una concentradora. Para desarrollar este proceso cuentan con un proyecto piloto en Minera Zaldívar, lo que permitiría expandir la vida útil de esa faena con menores necesidades de inversión.

También se encuentran trabajando en métodos que disminuyan los costos de transporte del mineral desde sus yacimientos satélites, para evitar la construcción de nuevas plantas de procesamiento y en el mayor  espesamiento de los relaves, producto de un menor uso de agua en el procesamiento del mineral.

Fuente: DF