Después de varios intentos y de distintas estrategias elaboradas por un grupo de trabajadores de la Minera Escondida, ayer los disidentes del único sindicato de la principal faena de BHP en Chile lograron un acuerdo con la administración.

Finalmente, este grupo de 105 trabajadores aprovechó las herramientas que entrega la ley laboral y creó un sindicato interempresas, junto a otras firmas contratistas que prestan servicios en Minera Escondida. Esto, para lograr el quorum requerido y poder establecer una negociación no reglada con la minera.

La información fue confirmada por la propia empresa ayer, a través de un escueto comunicado interno, en el que no entregó mayores detalles respecto del tema.

“El proceso comenzó cuando la empresa aceptó la invitación formal que hizo este sindicato y culminó con la suscripción de un convenio colectivo que abarca únicamente a los socios pertenecientes a este sindicato que cuentan con contrato indefinido con Minera Escondida Limitada”, señaló la firma en esta comunicación interna.

De esta manera, estos trabajadores accederán a los mismos beneficios que tienen los casi 2.500 socios del Sindicato N° 1, tanto en salud, educación y vivienda, entre otros.

Beneficios y plazos

En cuanto a los bonos, accederán a beneficios por $13 millones, los que se desglosan en un bono de término de negociación de $8,5 millones, un préstamo de $1,6 millones, y otros $3 millones por concepto de renovación de jornada.

No obstante, a diferencia de la extensa negociación que cerró el Sindicato N° 1 con la minera en agosto del año pasado, la duración es de 24 meses, 12 meses menos. Por lo tanto, si bien los beneficios totales son menores, proporcionalmente son más altos.

Voluntad de la firma

Uno de los líderes de este movimiento es Pedro Marín, quien apuntó a que la negociación se logró, en gran parte, gracias a la voluntad de la empresa, ya que al no contar con el quorum suficiente, la minera no estaba obligada a entablar una negociación reglada. “El Código del Trabajo establece varias formas de organización de los trabajadores, bajo la premisa constitucional de que todo trabajador tiene derecho a negociar. Ahí es donde nace nuestra idea de crear el sindicato interempresas. El grupo negociador se desechó porque había mucha controversia legal y política, además de la presión del sindicato que agrupa al resto de los trabajadores”, sostuvo Marín.

Fuente: Economía y Negocios