Servicios para la minería, alimentos, infraestructura energética y turismo están entre las prioridades.

La nueva Agencia de Promoción de la Inversión Extranjera (ex CIE) se encuentra funcionando desde enero de este año y hoy avanza un paso adicional: a mediodía se hará el lanzamiento y entrega a la Presidenta Bachelet de la estrategia nacional para la atracción y fomento de la inversión extranjera.

El diagnóstico se dio a partir de la política de desarrollo productivo definida por el Ministerio de Economía, y la conclusión es que la Agencia se concentrará en fomentar y promover la Inversión Extranjera Directa (IED) en cinco sectores prioritarios.

Además, se identificaron cuatro fases en las que la Agencia tendrá un rol activo: atracción proactiva de nuevas inversiones, preinversión, puesta en marcha y post establecimiento. En todas estas etapas, la agencia se enfocará preferentemente en determinadas empresas -de acuerdo con su coherencia con los sectores priorizados-, el potencial impacto de sus proyectos y la importancia relativa en términos de empleo y monto involucrado. “Chile se pone al día en materia de atracción de inversiones, enfocando sus esfuerzos de promoción y servicios en sectores donde tenemos ventajas competitivas y también donde observamos brechas de competitividad”, dice Vicente Mira, director de la Agencia.

Aquí, los cinco ejes:

Proveedores y servicios para la minería .

Se identificaron oportunidades de IED en: la transición de explotación desde “rajo abierto” a “minería subterránea” a gran escala; el desarrollo de operaciones autónomas integradas; la minimización del consumo energético e hídrico; el tratamiento de concentrados complejos y el retratamiento de relaves y explotación de elementos de tierras raras. También afirman que existen oportunidades en servicios y provisión de insumos en el sector minero por US$ 15 mil millones anuales.

Industria alimentaria sofisticada. 

Las oportunidades identificadas están en: optimización de los procesos productivos primarios a partir de la incorporación de tecnología en monitoreo para la agricultura y acuicultura; tecnología para la transformación de materia prima y generación de alimentos sofisticados, con especial énfasis en colorantes naturales, ingredientes y alimentos saludables; soluciones en envases y embalajes en vidrio, cartón y plástico para llegar a los principales mercados de exportación.

Infraestructura energética y logística para el desarrollo. 

Desde la Agencia señalan que el rezago en materia de inversiones energéticas de los últimos años genera una serie de oportunidades. Afirman que se requieren inversiones en generación, transmisión y eficiencia. Adicionalmente, el interés en las energías renovables no convencionales abre otras opciones. En infraestructura logística, la cartera de concesiones muestra un déficit en el país que podría solucionarse con la IED.

Servicios tecnológicos exportables.

Según la Agencia, ellos no heredaron capacidades en este sector del CIE, y deben comenzar a construirlas para desarrollarlas en el mediano plazo. Ello atraería la inversión extranjera directa que busca eficiencia en costos y habilidades.

Turismo sustentable.

En su diagnóstico, Chile tiene un alto potencial en el turismo, especialmente por su atractivo para “intereses especiales”. Afirman que este sector, además, se puede desarrollar en economías locales, regiones o zonas geográficas históricamente desaventajadas. “El enorme impacto virtuoso que puede tener el turismo justifica su inclusión dentro de los sectores priorizados”, agregan.

Fuente: El Mercurio