Con mucha atención observan en el Gobierno la huelga que protagonizan los trabajadores de Chuquicamata de Codelco por el posible impacto que podría generar en las finanzas públicas.

Sin embargo, el Ejecutivo espera que se logre un pronto acuerdo, pese a que las partes no han manifestado indicios de acercamiento.

Así, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, comentó desde el Palacio de La Moneda que “nosotros esperamos que siempre se pueda llegar a un acuerdo. Tenemos una huelga, pero hay instancias todavía donde ojalá permitan que esta huelga no se prolongue demasiado”.

En esa misma línea, el titular de la cartera de Trabajo, Nicolás Monckeberg, sostuvo que “nosotros estamos encima de lo que ahí está ocurriendo”.

“Creo que el estar ejerciendo el derecho a huelga no impide el que las partes se acerquen y conversen”, dijo el ministro de manera optimista.

Así, indicó que “entiendo que en cualquier momento al presentar una nueva oferta por parte de la empresa, esta debe votarse y yo llamo a todas las partes acercarse, a los trabajadores a analizarla en profundidad y a decidir como corresponde”.

“Cuando se paraliza la principal empresa de cobre de Chile y el mundo, nadie gana”, enfatizó Monckeberg. En esa línea, recalcó que la Dirección del Trabajo está encabezando todo el proceso de intermediación y que va a seguir haciéndolo.

Ello, “porque estamos jugados para que la huelga termine lo antes posible y los trabajadores mejoren sus condiciones y la empresa siga produciendo, porque lo que produce la empresa, al final, beneficia al país”.

Cabe recordar que los trabajadores de los sindicatos 1, 2 y 3 de Chuquicamata rechazaron el miércoles pasado la última oferta de la empresa -la cual incluía un bono de $14 millones-, argumentando que los pilares de la negociación colectiva no habían sido “tomados en cuenta” por Codelco.

Fuente: Emol