Junto con las desvinculaciones de 1.700 trabajadores propios anunciadas por Codelco, se sumarían las de 2.800 contratistas. Lo que se traduciría en una baja en el consumo de bienes y servicios por $2.500 millones mensuales.

La Confederación de Trabajadores del Cobre y distintas organizaciones sociales de Calama expresaron ayer en una conferencia de prensa conjunta, su respaldo a los sindicatos de trabajadores de Chuquicamata que se oponen al proceso de transformación que experimenta la minera, que en los próximos cinco años desvinculará a 1.700 personas de sus distintas gerencias, con miras a la entrada en operaciones de la explotación subterránea.

Fuente: El Mercurio Calama http://www.mercuriocalama.cl/impresa/2018/07/26/full/cuerpo-principal/5/