“Todavía estamos en una tierna adolescencia en el descubriendo de yacimientos, aunque la exploración en Chile sigue siendo exitosa respecto al promedio de lo que está ocurriendo en otros países”, comentó el director de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco.

En Chile, la inversión en exploración minera ha decrecido 40,58% hasta los US$ 615 millones en 2015, respecto a los US$ 1.035 millones que se desembolsaron en 2012, el monto más alto desde 1999.

Así lo arrojó un estudio desarrollado por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) titulado ‘Franjas metalógenas de los Andes Centrales: blancos clave para la exploración minera’, en el cual se precisa que entre 2014-2015 la variación de gasto en exploración en Chile retrocedió un 13,1%. No obstante, la cifra se encontró bajo el porcentaje de caída a nivel mundial de 18,3%.

Según el director de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco, Jorge Cantallopts, el déficit puede tener variadas explicaciones. “Una razón de esto es el azar, otra puede ser que se hace cada vez más difícil encontrar pese a que se invierte más. No necesariamente si se gasta más quiere decir que se haya explorado más, o probablemente sí, pero no en las mismas condiciones”.

Entre 2000 y 2015 se registró un hallazgo de 35 yacimientos de cobre, gracias a los cuales se ha aumentado 208,6 Mt la producción. De éstos, el mayor número lo registra la estatal Codelco con 17, seguida por Antofagasta Minerals y Anglo American, con 4 y 3 hallazgos, respectivamente.

“Todavía estamos en una tierna adolescencia en el descubriendo de yacimientos, aunque la exploración en Chile sigue siendo exitosa respecto al promedio de lo que está ocurriendo en otros países”, comentó el experto.

Otra cifra arrojada por el estudio es que de la cantidad de yacimientos descubiertos entre 2000 y 2014, el 30,2% estuvieron en Chile, seguido de Perú y República Democrática del Congo, ambas con 10,5%.

El especialista valoró el estudio en el sentido que “el negocio de exploración es un negocio de alto riesgo, por lo que se necesita información geológica precompetitiva que reduzca el riesgo, y este tipo de estudios permite ir acotándolo”.

Fuente: Economía y Negocios