En el sindicato aseguran que su prioridad es reactivar los beneficios incluidos en el contrato.

Una semana se cumple desde que los trabajadores del Sindicato N°1 de Minera Escondida notificaron a la empresa su intención de activar el artículo 369, extendiendo automáticamente las condiciones pactadas en el contrato colectivo expirado a fines de enero, por un plazo de 18 meses más.

Los trabajos en la faena comenzaron al día siguiente de esta decisión, y se basaron en la mantención de los equipos y la evaluación de posibles daños. Esto luego de los 44 días en que la empresa no realizó ningún tipo de producción.

Sin embargo, a pesar de la intención de ambas partes de retomar las actividades lo más rápido posible, aún la producción en Minera Escondida se encuentra paralizada, y la idea es que recién mañana se hagan los primeros intentos por retomar el funcionamiento.

A pesar de que desde la empresa no estuvieron disponibles para referirse a este proceso, hace unos días el ex presidente de la compañía, Marcelo Castillo, confirmó que para volver a los niveles de producción que tenían antes del conflicto, podrían pasar incluso entre seis y ocho meses.

En tanto, conocedores del proceso confirmaron que además, durante estos días, lo que se ha realizado es el reacondicionamiento del campamento y de las instalaciones dedicadas al descanso de los mineros, así como también distintas charlas y capacitaciones.

La vuelta de los trabajadores se ha realizado de manera parcelada, y bajo el sistema de turnos 7×7 que mantiene la firma. De esta manera, el primer grupo subió el miércoles pasado, y durante estos días han estado en jornadas de inducción, con la intención de retomar su trabajo mañana.

La otra mitad de los trabajadores tendrá que pasar por el mismo proceso, a partir del próximo miércoles, y en esos mismos días se espera que existan novedades sobre las nuevas metas de producción que tendrá que fijar la empresa.

Retomar beneficios

Junto con el cese de las labores que comenzó el 9 de febrero, se canceló también la entrega de los beneficios por parte de la empresa.

La reactivación de estas ayudas se ha convertido en la principal preocupación de la directiva sindical, Carlos Allendes, vocero del movimiento, quien comenta que “estamos atentos con este tema, porque esto implica que se deben ir incorporando los beneficios que se habían suspendido y que aún están con atrasos, pero se entiende que es un proceso que a ellos los afectó y que deben regularizar, esperemos que dentro de estas dos semanas”.

El dirigente señala que hasta el momento el avance ha sido lento, pero que la proyección es que estén repuestos al menos el 80% de los beneficios durante la próxima semana, poniendo especial énfasis en el sistema de cobertura de salud.

Respecto a la relación con la empresa y el regreso a las labores, Allendes dice que “ha sido tranquilo, no hemos tenido problemas con la jefatura, lo que indica la buena voluntad de la compañía de mantener una buena relación, y que esperamos se mantenga en adelante”.

La mano de Daniel Malchuk durante la negociación

A pesar de que no estuvo presente en ninguna de las reuniones que sostuvo la empresa con la directiva del Sindicato N°1, conocedores del proceso señalan que el gran articulador de la estrategia elaborada por la compañía fue Daniel Malchuk (en la foto), el presidente de BHP Billiton Copper (dueña del 55% y controladora de Minera Escondida), quien además era el encargado de informar de manera directa al CEO de la compañía en Australia, Andrew Mackenzie.

Participantes de las negociaciones lo describen como un ejecutivo inteligente y le atribuyen ser el promotor del recientemente nombrado presidente de la compañía, el brasileño Mauricio Neves, quien asumirá el próximo 17 de abril.

“Está haciendo los cambios operacionales correspondientes, este nuevo presidente (Neves) tiene muy buenas relaciones con los ejecutivos chilenos y viene a mejorar las relaciones laborales, para que esta compañía vuelva a producir lo más rápido posible”, dicen fuentes.

Fuente:Diario Financiero