La producción minera se expandió 5,9% en el primer mes del año, mientras que la manufacturera avanzó 5,7%. Los analistas mejoraron las estimaciones de actividad.

Un aire más optimista se respira en el mercado y en las autoridades actuales y futuras. Las cifras de producción industrial presentadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ayer se ubicaron por sobre las expectativas del mercado y alientan las perspectivas de una recuperación económica en 2018.

Según el INE, el Índice de Producción Industrial creció a 5,3%, su mejor registro desde julio de 2013.

Tanto la minería como la industria de manufacturas crecieron casi 6%. En concreto, la producción manufacturera subió 5,7%, más que el doble de lo que esperaba el mercado, y fue explicado, en gran medida, por el alza interanual de 7,9% en la elaboración de productos alimenticios, debido a una mayor producción de filete y carne de salmón y trucha congelados. En tanto, la producción minera anotó un alza de 5,9%, como consecuencia del alza de 5,5% en la minería metálica. Este crecimiento fue impulsado por extracción y procesamiento de cobre.

Luego de los datos del INE, el mercado revisó al alza sus proyecciones de Imacec de enero, que se da a conocer la próxima semana y que se ubicaría sobre el 3% (ver infografía). Para la CCS, incluso el crecimiento del primer trimestre podría ubicarse en 4%, visión compartida por algunos bancos.

“Los datos se suman a las buenas cifras de fin de año, mostrando que las señales positivas no son noticias aisladas, sino que efectivamente estamos en una senda de expansión más firme de la actividad”, afirma Miguel Ricaurte, economista jefe de Itaú. Eso sí, dice que otros factores como el impulso externo, el precio del cobre, la mejora en las expectativas y el estímulo monetario deben seguir siendo favorables el resto del año para que ello se concrete.

Benjamín Sierra, economista de Scotiabank Chile, advierte que a partir de febrero las variaciones estarán más condicionadas por las bajas bases de comparación y que hasta abril hay que observar bien los datos, que podrían ser confusos. En el segundo mes del año pasado la minera Escondida inició un paro que duró 43 días, lo que podría llevar a un repunte del sector en hasta 20%. “Con todo, es posible que las cifras tendenciales sean algo mejores de lo esperado, lo que podría inducir a algunas revisiones positivas en el crecimiento esperado para este año”, dice.

Más cauto es Antonio Moncado, economista de BCI: “Hay factores de base de comparación que todavía no permiten afirmar si esto es un fenómeno de reactivación económica propiamente tal”, dice. Señala que si esto se mantiene hasta marzo, se podría sostener con mayor certeza el clima positivo. “Sin duda los mejores registros de actividad confirmarían un primer trimestre bastante más dinámico que los últimos dos o tres pasados”, agrega.

Fuente: Economía y negocios