Cerca de 70 trabajadores en Curanilahue demandan mejores condiciones y piden al Gobierno $500 millones para reactivar las labores extractivas.

Mientras gran parte del país cenó en su casa, a unos 650 metros de profundidad pasaron la Navidad 70 mineros de Curanilahue, Región del Biobío, junto a sus familias.Actualmente llevan 19 días de paro, de los cuales algunos tomaron medidas más extremas y llevan 12 días de huelga de hambre.

Se trata de trabajadores de la mina Santa Ana de esa comuna, propiedad privada controlada por los  empresarios chilenos Rodrigo Danús, productor de televisión, y Paul Fontaine, reconocido economista, quienes declararon a la empresa en quiebra en octubre de 2015 debido a que ya no era viable económicamente.

Poco antes de ese hito, en 2014, los mineros demostraron su malestar por las precarias condiciones durante 21 de paralización de faenas. En ese entonces pedían aumento de sueldo, mejoras laborales y un bono de alimentación de $30 mil mensuales, lo que se resolvió gracias a una mesa de trabajo compuesta por la municipalidad, la Gobernación de Arauco, la Seremi de Minería, la Seremi del Trabajo, la Inspección del Trabajo, representantes de la empresa y trabajadores.

Sin embargo, aquella mesa no resolvió nada, dicen los mineros quienes denuncian que las capacitaciones e inyección de recursos comprometidos por el Gobierno regional para volver a reactivar la Mina finalmente no se cumplieron. Según señalan el gobierno ha tomado la postura de que este es un conflicto entre privados, publica Radio Villa Francia.

Esta es la tercera vez que se declaran en huelga y piden la intervención directa de la Presidenta Bachelet. En paralelo, solicitan al Gobierno $500 millones para reactivar las labores extractivas y, además, dejar al yacimiento en manos de los trabajadores, quienes se comprometen a hacer funcionar la mina.

Fuente: El Dinamo