La baja del cobre, condiciones financieras más estrechas y la menor confianza de empresas y consumidores explican rebaja. De concretarse la estimación, sería la menor expansión del Producto doméstico en los últimos siete años.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) recortó nuevamente las estimaciones de crecimiento para Chile este año y el próximo. Esto por el menor precio del cobre,  condiciones financieras más ajustadas y el bajo nivel de confianza doméstica.

En su informe de Proyecciones Económicas globales -que será presentado hoy en París en el marco de la reunión de países miembros que se desarrolla en Francia y en la que participa Chile-, la entidad estimó que el PIB local se expandirá 1,5% en 2016, lo que se compara con el pronóstico de 2,6% realizado en noviembre del año pasado. Se trata de la segunda baja consecutiva en la estimación para el PIB este año -en junio de 2015 proyectaba un 3,7%- y de materializarse sería la menor expansión desde la contracción de 2009.

En 2017, en tanto, según la Ocde, la actividad en el país se aceleraría a 2,5%, ritmo inferior a la tasa de 3,3% prevista a fines de 2015.

El pronóstico de la entidad para el PIB de Chile en 2016 coincide con lo dicho por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en abril y está ligeramente por debajo del cálculo de 1,6% de la Cepal. La Encuesta de Expectativas del Banco Central anticipa un crecimiento de 1,7%, mientras que el Ministerio de Hacienda prevé 2%.

“El crecimiento económico ha continuado moderándose debido a los bajos precios del cobre y la débil demanda externa, que ha recortado la inversión privada, especialmente en minería”, aseguró la institución respecto de la economía chilena. Agregó que la actividad debería repuntar el 2017 a medida que la confianza de empresas y consumidores mejore y la economía mundial se fortalezca.

De acuerdo al organismo,  el menor crecimiento impactará el mercado laboral. Por eso prevé un aumento de la tasa de desempleo a 6,8% este año y 6,9% el próximo.

Desde la capital francesa, donde asiste a la serie de reuniones de la Ocde -en que Chile liderará los debates de productividad-, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó que el recorte en las proyecciones para el país está en línea con la visión del organismo a nivel global.

“Las proyecciones para Chile se enmarcan dentro de una revisión a la baja en general de las proyecciones para el crecimiento del mundo. La Ocde tiene una preocupación doble para el mundo: la coyuntura de corto plazo pero también la capacidad de crecimiento de largo plazo de las distintas economías. Por eso está sugiriendo que, en el caso de las economías avanzadas, ellas hagan algunas políticas de estímulos y pongan en énfasis en reformas estructurales para apuntalar la productividad”, dijo Valdés.

En ese plano, la entidad  elogió las medidas  de estímulo a la productividad impulsadas en el país. Señaló que “la implementación de dichas iniciativas puede elevar el crecimiento y asegurar que más chilenos puedan beneficiarse de mayores ingresos”. En particular, destacó los planes para diversificar las exportaciones y alentar la inversión no minera, y el proyecto que autorizará a los fondos de pensiones y a las aseguradoras a invertir en infraestructura.

Según la Ocde, los principales riesgos para Chile se relacionan con el crecimiento de los socios comerciales, especialmente China, la evolución de las materias primas y que la confianza empresarial siga deprimida.

Mundo

En tanto, la Ocde mantuvo las proyecciones de crecimiento para el PIB mundial de 3% en 2016 y 3,3% en 2017. En el caso de EE.UU., el pronóstico para este año fue revisado desde 2% a 1,8%. La principal economía global se aceleraría a 2,2% en el próximo ejercicio. Mientras que para China mantuvo los pronósticos en 6,5% y 6,2%, respectivamente.

Las cifras para Brasil fueron revisadas desde -4% a -4,3% para 2016 y desde 0% a -1,7% para 2017.

Fuente: La Tercera