Este nuevo repunte se atribuye a que en su candidatura Trump prometió aumentar el gasto en infraestructura y a que los inversionistas verían el metal como refugio.

Por décima jornada consecutiva, el cobre anotó ayer una nueva alza, alcanzando su mayor valor desde octubre de 2015. Sin embargo, a diferencia de las sesiones anteriores, el factor que impulsó el precio del metal rojo fue el que más sorprendió: El triunfo de Donald Trump.

En los días previos a las elecciones de EE.UU. los analistas atribuían la buena racha que vivía el cobre a un posible triunfo de Hillary Clinton, pero finalmente fue el resultado contrario el que disparó con más fuerza el valor de la materia prima.

El cobre cerró ayer con un avance de 5,77%, hasta US$ 2,42 la libra en la Bolsa de Metales de Londres, lo que equivale a su mayor alza diaria desde 2009.

Este repunte ayudó a moderar el incremento registrado ayer por el dólar, el cual cerró en $650,2 luego de elevarse tan solo $2,9.

Según expertos, el aumento en el precio del metal rojo se explicaría por dos factores. El primero, afirmó el gerente de estudios de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Álvaro Merino, tendría relación con una de las propuestas de campaña de Donald Trump. “El aumento se atribuye a los anuncios del entonces candidato Trump en cuanto a incrementar el gasto en infraestructura y a las medidas que adoptaría tendientes a duplicar el crecimiento del PIB que impulsaría el nuevo gobierno de EE.UU.”, dijo Merino.

El segundo factor que explicaría el alza sería el planteado por el gerente general del Consejo Minero, Carlos Urenda, quien señaló que si bien no hay certeza, “pareciera ser una sobrerreacción inicial al resultado de la elección, donde se está buscando “refugio” en un commodity “.

Respecto a la posibilidad de que estos precios se mantengan en el futuro, el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Sergio Hernández, sostuvo que “es altamente probable que a medida que se disipe la incertidumbre financiera el precio tienda al nivel que ha alcanzado en semanas previas”.

En este mismo sentido, Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, precisó que “en el mediano y largo plazo hay que poner una nota de cautela, pues existe el riesgo de que un gobierno de Trump acelere la tendencia de una menor integración económica en el mundo, lo cual posiblemente reduzca el crecimiento económico en algunos puntos y con ello la demanda de materias primas y sus precios”.

Fuente: El Mercurio