El grupo alcanzó un volumen de 323.300 toneladas de cobre, incremento que atribuyó a la integración de Minera Zaldívar, al aporte de Minera Antucoya y a una mayor producción en Minera Los Pelambres.

Un aumento de 6,6% registró Antofagasta Minerals en su producción del primer semestre de 2016, en comparación con igual periodo del año pasado, al totalizar 323.300 toneladas de cobre. “Este incremento se debe a la integración de Minera Zaldívar y al aporte de Minera Antucoya, además de una mayor producción en Minera Los Pelambres”, informó la compañía.

De esta forma, la empresa pudo más que compensar el término de las operaciones en Michilla y las menores leyes que está enfrentando en Centinela.

El presidente ejecutivo de Antofagasta plc, Iván Arriagada, indicó que Antucoya todavía se encuentra en proceso de ramp-up. El avance en su puesta en marcha permitió que a principios del segundo trimestre comenzara su operación comercial. Se espera que alcance su capacidad de diseño (85.000 toneladas al año) durante el segundo semestre del presente ejercicio.

Respecto de la integración de Zaldívar a las operaciones del grupo, Arriagada sostuvo que el proceso avanzó satisfactoriamente durante el segundo trimestre de 2016. Además, “aumentamos las tasas de recuperación en esta faena, tras la implementación de mejoras en la lixiviación”, puntualizó.

Subproductos

Con respecto a los sub-productos que comercializa Amsa, la producción de molibdeno en la primera mitad del año fue de 3.300 toneladas, con un descenso del 29,8% en relación al mismo período de 2015. “Esta caída se debe a una baja en la ley de este metal en Minera Los Pelambres”, comunicó la empresa.

La producción de oro llegó a las 109.500 onzas en los primeros seis meses del año, lo que significó una reducción del 2,7% en relación al mismo período de 2015.

Disminución de costos

Además de aumentar su producción de cobre durante los primeros seis meses del año, Antofagasta Minerals redujo significativamente los costos. Arriagada informó que el costo neto de caja disminuyó a US$ 1,26 la libra, un 17,6% menos (27 centavos de dólar) que en el mismo lapso de 2015. Asimismo, el costo de caja antes de créditos por subproductos bajó un 14,9% (28 centavos de dólar), llegando a US$ 1,60 la libra.

La compañía atribuyó este recorte de costos a varios factores, entre ellos: mejoras en la productividad, aumento en la producción y mayor eficiencia de costos, además de un incremento en el precio del molibdeno y efectos del tipo de cambio.

“Nuestra decisión de concentrar los esfuerzos del grupo en el control de costos operacionales y capital, en la mejora de la productividad y en las eficiencias operacionales, está comenzando a rendir frutos”, aseveró el presidente ejecutivo de Amsa.

Fuente: MCh