(Pulso) El cobre sigue su racha alcista cerrando el jueves en US$2,67 la libra. Este escenario dentro del magro cuadro macroeconómico por el que atraviesa el país es un alivio para las arcas fiscales. Esto porque Hacienda elaboró el erario fiscal con un precio de US$2,20 la libra.

Si bien a juicio de los expertos es poco probable que el precio se mantenga en esto niveles, tampoco es factible que se ubique en niveles como los fijados por Hacienda en la Ley de Presupuestos 2017. Por ello, un escenario más realista es la proyección que entregó el Banco Central en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) de junio, donde fijó un precio en US $2,55 la libra.

En ese sentido, si esto se mantiene y considerando sólo los ingresos por cobre, las cuentas fiscales tendrían recursos extras por cerca de US$1.200 millones.

Esta alza permite también paliar de alguna manera los menores ingresos que el Fisco tendrá por el menor crecimiento de la economía en 2017 que en suma le significan menores ingresos por US$600 millones.

Así las cosas, este auspicios escenario por el lado del cobre podría no sólo beneficiar los ingresos fiscales para este año, sino que también dar una mejor perspectiva para los cálculos de ingresos efectos y estructurales de cara a la elaboración de la Ley de Presupuestos 2018.